You are using an outdated browser

In order to deliver the greatest experience to our visitors we use cutting edge web development techniques that require a modern browser. To view this page please use Google Chrome, Mozilla Firefox or Internet Explorer 11 or greater

Patrocinada por: Patrocinador: Fundaciu00f3n BBVA
Patrocinada por: Patrocinador: Fundaciu00f3n BBVA

Sabías que...?

Esta sección forma parte del proyecto didáctico “El universo de Louise Bourgeois”, que nos acerca a la vida y obra de una influyente artista contemporánea cuya larga trayectoria está estrechamente vinculada con sus vivencias personales. 

En este espacio encontrará información sobre algunos temas recurrentes en la vida y el trabajo de la artista: el cuerpo humano, la arquitectura, la importancia de la psique y los estados emocionales, y la memoria personal.

Estos contenidos pretenden guiar al espectador en su observación de las obras y favorecer su comprensión de la compleja historia de la artista.

Louise Bourgeois en 1975 con la escultura de látex Avenza (1968–69), que formó parte de Confrontación (Confrontation, 1978).
Foto: Mark Setteducati
© The Easton Foundation / VEGAP, Madrid

La persona

“Me llamo Louise Josephine Bourgeois. Nací en París el 25 de diciembre de 1911. Todas las obras que he realizado en los últimos cincuenta años, todos mis temas se han inspirado en mi infancia. Mi infancia nunca ha perdido su halo mágico, su misterio, su drama”

Louise Bourgeois, Destrucción del padre/reconstrucción del padre. Escritos y entrevistas 1923–1997. Madrid: Editorial Síntesis, 2008

“El arte nace de la necesidad de expresar una idea o un concepto, el corte, la mutilación, la automutilación. La poda, el control. Cómo probarse a uno mismo. Cómo lograr la santidad, la salud, la notoriedad, el autoconocimiento, el aspecto curativo del arte, la utilidad. Cómo demostrarte a ti mismo que eres digno de ser amado. Hacer que te quieran gracias a tu arte”

Entrada de diario, 20 de agosto, 1993

ART21: Art in the 21st Century IDENTITY. 
© Art21 Inc. 2001, New York

Louise Bourgeois (París, 1911-Nueva York, 2010) fue una artista atormentada por los miedos e inseguridades que tuvieron su origen en su entorno familiar. Buscó en el arte un reconocimiento no solo profesional, sino personal. La artista siempre hizo gala de un gran sentido del humor, al que recurrió con inteligencia para afrontar los retos agridulces de la vida y que se manifiesta en sus dibujos, esculturas, instalaciones, performances y apariciones públicas, en los que abrió nuevas vías para abordar temas difíciles y complejos. Bajo todo tipo de circunstancias, mantuvo un espíritu activo y joven durante su larga vida, y la edad nunca fue un impedimento para seguir creando. ¿Sabía que comenzó a trabajar en sus Celdas con más de 70 años? La obra de Bourgeois continúa ejerciendo influencia en los jóvenes creadores de hoy en día.

Celda II (Cell II), 1991 (detalle)
Madera pintada, mármol, acero, vidrio y espejo
210,8 x 152,4 x 152,4 cm
Collection Carnegie Museum of Art, Pittsburgh
Foto: Peter Bellamy
© The Easton Foundation / VEGAP, Madrid

El cuerpo humano

El cuerpo humano aparece con frecuencia en las obras de Louise Bourgeois. A menudo seccionado y vuelto a recomponer, el cuerpo funciona como una metáfora de la memoria, que también procesa la experiencia de manera fragmentada. En muchas ocasiones, las partes del cuerpo que utiliza la artista son dobles —brazos, piernas, orejas y pechos—, y expresan la dualidad y/o polaridad del ser humano, así como nuestra dependencia con respecto a los otros. Otras veces, el cuerpo aparece representado mediante símbolos, como esferas o espirales, que se interpretan como formas originarias de nuestra existencia. Muy presente en su obra está también el tema de la sexualidad, que actúa como catalizador de algunas emociones, representadas a través de las formas y las funciones del cuerpo. 

1. ¿Qué quieren expresar las partes del cuerpo presentes en estas obras? 

2. Si tuviera que realizar un autorretrato utilizando una parte de su cuerpo, ¿Cuál elegiría y por qué? 

3. ¿Qué es el lenguaje corporal? Nuestros gestos hablan por nosotros

Celda (Choisy) [Cell (Choisy)], 1990–93
Mármol, metal y vidrio
306,1 x 170,2 x 241,3 cm
Collection Glenstone
Foto: Maximilian Geuter
© The Easton Foundation / VEGAP, Madrid

La arquitectura

Louise Bourgeois comenzó a realizar sus Celdas cuando contaba más de 70 años. Con esta serie quería construir arquitecturas íntimas en las que fuera posible el movimiento, espacios de autodescubrimiento que se adaptaran a su propia escala (era una persona menuda). Las estructuras de las Celdas se componen de elementos arquitectónicos diversos, como puertas, ventanas, escaleras o tela metálica. En algunos casos, estos componentes proceden de lugares derruidos; en otros, de la casa o del estudio de la artista. Cargadas de un fuerte simbolismo, las Celdas conectan y al mismo tiempo separan el mundo exterior del interior. La casa, otro elemento arquitectónico recurrente en el imaginario de la artista, se presenta simultáneamente como refugio y como cárcel, como lugar que nos ofrece protección, pero también como espacio que nos apresa. Además, la mujer es sinónimo de casa en algunas de sus creaciones. 

1. ¿Qué sensaciones experimentaría al contemplar el interior de las Celdas

2. Para Bourgeois, el mármol era un material terapéutico. ¿Qué cualidades atribuiría usted a los distintos materiales que conforman las Celdas

3. ¿Cómo consigue Bourgeois conectar el interior y el exterior de sus Celdas?

Araña (Spider), 1997
Acero, tapiz, madera, vidrio, tela, goma, plata, oro y hueso
449,6 x 665,5 x 518,2 cm
Collection The Easton Foundation
Foto: Maximilian Geuter
© The Easton Foundation / VEGAP, Madrid

La importancia de la psique

Las Celdas de Louise Bourgeois poseen una fuerte carga emocional y psicológica. En ellas se representan sentimientos elementales, como el amor, el odio, la frustración o la admiración. Este planteamiento permite a la artista reflexionar sobre la naturaleza con frecuencia ambigua y contradictoria de las emociones humanas. Las Celdas también tratan sobre el miedo. Para Bourgeois, el miedo es dolor, que se manifiesta de distintas maneras; puede ser físico, emocional, psicológico, mental o, incluso, intelectual. La artista quiso hacer frente al dolor a través de su obra, y dar forma y significado a la culpa, la frustración y el sufrimiento. Bourgeois era una persona culta, y se interesó por campos como la neurología y el psicoanálisis. 

1. ¿Qué elementos presentes en estas obras están relacionados con el miedo? ¿Por qué? ¿Cuáles se podrían vincular con el amor y el odio? 

2. En el exterior del museo hay una escultura de Bourgeois en forma araña de grandes dimensiones: Mamá (Maman, 1999). ¿Qué ha sentido al caminar entre sus patas? 

3. Los espejos son elementos utilizados con frecuencia en las Celdas. ¿Cómo cree que se ve la artista a sí misma?

Habitación roja (Padres) [Red Room (Parents)], 1994 (detalle)
Madera, metal, goma, tela, mármol, vidrio y espejo
247,7 x 426,7 x 424,2 cm
Colección particular, cortesía Hauser & Wirth
Foto: Maximilian Geuter
© The Easton Foundation / VEGAP, Madrid

La memoria personal

La memoria y la historia personal de la artista son componentes fundamentales de las Celdas. El trabajo de Bourgeois posee un enfoque autobiográfico que pone de relieve la importancia de su infancia, período en el que la magia, el misterio y el drama familiar se entremezclaron de manera decisiva en su vida. La artista guardó su pasado atesorando fotografías, muebles, cartas, prendas de vestir, etc., así como diarios donde registraba cada tarea cotidiana, cada emoción, cada observación. Pensaba que la nostalgia no era productiva, aunque también afirmó: “Necesito mis recuerdos; son mis documentos”. 

1. Para Bourgeois la ropa era un recurso importante para activar la memoria. ¿En qué momentos pudo la artista vestir o tener contacto con las prendas presentes en algunas de estas Celdas?  

2. ¿Qué escenas cotidianas podrían tener lugar en las Celdas?  

3. La artista afirmó que las personas debían contar su historia para poder olvidarla; olvidar para perdonar. ¿Qué opina al respecto?

Uso de cookies

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra política de cookies